Si tuvieramos que darle forma a la palabra videojuego, sin duda alguna le pondríamos bigote y una gorra roja, en honor a Super Mario Bros, la obra del visionario del videojuego, Shigeru Miyamoto que revolucionó el videojuego desde 1985 hasta nuestros días.

Juegos Clásicos: Mario Bros

Como casi todas las maravillas intemporales, Mario fue un personaje fruto de la casualidad, del destino. Nintendo a principios de los 80 proyectó un videojuego que sería protagonizado por Popeye, Olivia y Brutus, pero la imposibilidad de hacerse con los derechos de explotación de este personaje, hizo que la compañía nipona optara por tres personajes originales.

De esta problemática surgió el juego Donkey Kong, protagonizado finalmente por el propio Donkey, Pauline y “Jumpman”, que poco después pasó a llamarse Mario a partir de 1983 con el paso de este videojuego a las salas arcade.

Tras Donkey Kong, Mario ganó en protagonismo, esta vez junto a su hermano Luigi, con un producto que curiosamente iría más allá de los sistemas Nintendo, ya que también tuvo su versión en la Atari 2600. En el videojuego Mario Bros, de 1983, nuestra misión sería la de acabar con una serie de enemigos que saldrían de diversas tuberías, a base de cabezazos bajo las plataformas por donde se movían o pulsando un cuadrado con la palabra “POW” que los dejaría a todos KO.

Pero el auténtico “boom” del personaje de Mario, vendría de la mano de la consola Famicom de Nintendo, aquí conocida como Nintendo Nes. Con la trilogía Super Mario Bros, Super Mario Bros 2, una auténtica rareza creada en suelo americano y por encima de todos, el sumun en esa generación del videojuego, Super Mario Bros 3, revolucionando el género de las plataformas con infinidad de mundos diferentes y habilidades por parte de Mario, como volar, ocultarse como Mario Tanoki o usar su cola como Mario Mapache.

Super Mario Bros y Luigi de Nintendo

A partir de aquí fue un no parar, y Mario siguió su andadura en todos y cada uno de los sistemas Nintendo, haciendo sobrevivir a la compañía de Japón año tras año mientras sus más directas competidoras como Sega o Atari se difuminaban en el tiempo. Super Mario World en Super Nintendo, Super Mario 64 en Nintendo 64, Super Mario Sunshine en Nintendo GameCube, Super Mario Galaxy en Nintendo Wii y New Super Mario Bros U en la flamante consola de nueva generación Nintendo Wii U, coparían una vez tras otra el reinado del plataformeo en el mundo del videojuego.

Por último hacer mención también a su gran éxito en las portátiles de Nintendo, funcionando siempre como un auténtico vende consolas y reportando pingües beneficios, con Super Mario Land en Game Boy o Super Mario 3D Land para la actual Nintendo 3DS. Como broche a este pequeño camino por el infinito universo Mario, recordar al genio Koji Kondo, el icónico creador tras la inimitable banda sonora de Mario que nos sigue y seguirá acompañando generación tras generación, Let´s a Go Mario!

Publicidad